Tendencias

¿Toda la vida lavando tu cara con agua y jabón?

7 noviembre, 2018

¿Toda la vida lavando tu cara con agua y jabón?

Es la forma más habitual de lavarse la cara ¿no? Tenemos preparado ese jabón que tanto nos gusta, y que tan bien nos funciona, utilizamos un poco de agua templada para poder extenderlo por el rostro y luego lo aclaramos a la misma temperatura.

Este proceso, que tan sencillo parece, se ha complicado debido a la gran cantidad de productos cosméticos que ahora colonizan el mercado. Además, los podemos encontrar con todo tipo de funciones: algunos tienen capacidad para regular el exceso de grasa, otros re-hidratan la piel, algunos combaten ciertos estragos de la edad, incluso hasta los encontramos en todo tipo de olores.

Aunque, por lo general, limpiar tu cara con agua y jabón es bueno para nuestra piel (el jabón ayuda a disolver la suciedad del rostro y el agua la elimina), también entraña algunos perjuicios si no utilizamos los productos adecuados.

¿Cómo elegir un buen jabón para limpiar nuestro rostro?

Apuesta por los jabones naturales

Hay muchos tipos de jabones en el mercado, de diferentes formas y colores que nos llaman mucho la atención… ¿El problema? Que la gran mayoría son artificiales.

Seguramente te preguntarás qué diferencia hay: los jabones que tienen una fórmula compuesta por sustancias naturales es capaz de flotar en el agua debido a la cantidad de aceites que tiene. En cambio, los aceites artificiales están compuestos básicamente por agua, o por otros aceites de mala calidad (como son el aceite de coco o de palma). También incluyen otros ingredientes nocivos como colorantes, conservantes, aromas sintéticos, y diferentes ingredientes que son los principales causantes de las reacciones alérgicas en la piel.

Si no quieres tener ningún problema, apuesta siempre por un jabón 100% Natural como toda la gama deSnob Duck o bien Clémence & Vivien 

Forma de conservación

Otro de los errores más comunes que cometemos, aun habiendo elegido un buen jabón, es no conservarlo de la forma correcta. Las expertas recomiendan hacerse con una jabonera con rejilla y colocar piedrecitas en el fondo, consiguiendo así que la barra drene bien, se seque rápido y dure más.

En cualquier caso, con el paso del tiempo es común que el jabón se ponga más duro y que nos cueste un poco de usar cuando lo necesitemos. La solución está en colocarlo unos segundos durante un chorro de agua templada/caliente cada vez que lo utilicemos.

Uso correcto del jabón

No todo el mundo lo sabe, pero para enjabonarse bien el rostro, evitando que este sufra, habrá que jugar con los cambios de temperatura del agua.

Una vez que el jabón está debidamente humedecido con agua caliente, utiliza el agua a la misma temperatura para humedecer la piel. Frota tu rostro de forma suave, usando tus manos, mientras disfrutas del olor del jabón que has elegido. Usa agua tibia para aclarar al jabón y termina con agua fría. Este último cambio de temperatura permitirá que se cierre el poro, permitiéndote tener una piel sin estragos y mucho más cuidada.

Cada tipo de piel tiene necesidades diferentes

Ten muy presente el tipo de piel; y es que este criterio es imprescindible para conseguir una limpieza correcta. Puedes tener una piel mixta, seca, sensible… y cada uno de estos tipos tendrá necesidades específicas.

  • Si tu piel es sensible: Entonces apuesta por un jabón de avena o de caléndula. Este tipo de ingrediente es muy respetuoso con la piel, incluso hasta forma parte de tratamientos para combatir el acné.
  • Si tu piel es grasa: Los jabones de aceite de jojoba, romero o aloe vera te van a ayudar a controlar el exceso de sebo. Si, además, tienes algunos pequeños granitos en la cara, el jabón de árbol de té te ayudará a solucionar el problema.
  • Si tu piel es seca: Necesitas un jabón que ayude a hidratarla. Los de manteca de karité o de aceite de almendras de aguacate u oliva son una muy buena opción. Tienen un buen poder hidratante y una gran capacidad de retención de agua en la piel.
  • Si tu piel tiene signos de cansancio: Entonces el jabón de lavanda es la solución que necesitas.

Ahora ya sabes lo importante que es elegir el jabón adecuado para lavarte la cara.

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *